Platos Típicos de Chile

 

 

Arrollado de Huaso

 

Para hacer el arrollado de huaso se utiliza la pulpa y el tocino en tiras largas que son condimentadas con ajo, pimienta y comino para luego ser enrolladas en el cuero del cerdo dándoles una forma cilíndrica mediante amarres de pitilla. El resultado es “pintado” con salsa de ají para ser cocinado en un caldo.

 

Caldillo de Congrio

 

En un plato que se servía sin mayor fama a lo largo del litoral central de Chile, pero gracias a la oda que le dedicó Pablo Neruda se transformó rápidamente en una obligación para los visitantes de la zona antes mencionada. Si bien hay preparaciones variadas, nunca ha perdido su identidad, la cual es ser presentado humeante dentro de una paila de greda con algunos choritos y almejas de acompañamiento.

 

Carbonada

 

Uno de los platos más comunes en las estaciones de otoño e invierno es la carbonada. Si bien, existen platos semejantes en otros lugares de Latinoamérica, en Chile destaca por su preparación con papas, zapallo, zanahorias, porotos verdes y aliños, además de carne cortada en pequeños cuadraditos. La presentación es con abundante caldo y espolvoreado con perejil picado.

 

Chancho en Piedra

 

Este plato, nacido en los alrededores del río Maule, es más que nada un rico acompañamiento que es preparado de tomate machacado, cebolla, ajo, aceite y sal que es llevado a la mesa en una piedra cóncava, de origen volcánico. Es el acompañamiento ideal de sopaipillas y pan amasado.

 

Chapalele

 

Este plato originario de la isla de Chiloé se encuentra presente en toda la zona austral de nuestro país. Es muy similar al milcao, pero con la diferencia que se le agregan dos huevos y harina para formar una mezcla que se corta en rectángulos y se cuece junto al Curanto o directamente se fríe en aceite.

 

Chunchules con harina tostada

 

De las tripas del cerdo o el vacuno, rellenado con la pasta de carne y grasa del animal, se rellenan y “trenzan” los chunchules, los que se fríen con ají picante y papas cocidas. Para dar un gusto más sabroso, se pasan por la harina tostada antes de freírlos por lo que quedan crujientes. Un plato rebosante en colesterol, que se prepara sólo en el más frío de los inviernos.

 

Curanto de hoyo

 

Otro plato típico de la isla de Chiloé. Su particularidad es que se prepara en un hoyo en la tierra donde se enciende una fogata para calentar las piedras que serán utilizadas. Los pescados, mariscos y papas se ordenan por capas separadas por grandes hojas de nalca y tal como en el fondo en la superficie se colocan piedras calentadas previamente. No existen ingredientes exactos, y todo depende de la cantidad de gente que llegue al lugar.

 

Empanadas de pino

 

Este plato con raíces árabes ha sido retocado en nuestro país dando origen a la empanada de pino o cebolla picada fina con carne, huevo y pasas, que es un plato ideal para cualquier época del año, en especial para la celebración de las fiestas patrias.

 

Ensalada a la chilena

 

Es una ensalada sencilla, pero muy sabrosa, que se encuentra presente en casi todos los hogares de nuestro país porque pueden acompañar a cualquier plato. Sus ingredientes son tomates picados y cebollas en pluma, los cuales se mezclan en una fuente para ser condimentados con aceite y sal.

 

Humitas

 

Las humitas son una de las grandes delicias que pueden ser saboreadas en territorio nacional. Aprovechando la gran producción de maíz los temporeros utilizaron el ingenio para crear este sencillo plato que utiliza sus mismas hojas para envolver una mezcla de pulpa de maíz, cebolla, ajo y albahaca. En su presentación es común que sea empolvoreada con azúcar o se acompañada con ensalada a la chilena.

 

Humitas (Foto: Wikipedia)


Locos

 

El loco es un molusco que tiene la característica de ser muy duro por lo que debe ser “apaleado” antes de ser cocido en agua. Esta verdadera delicia generó su explotación descontrolada y en la actualidad comerlos es una suerte reservada a comensales que los buscan con esmero, durante las épocas en que se levanta la veda.

 

Longanizas de Chillán

 

Aunque se preparan en muchos lugares y sectores del centro sur de Chile, sin duda, las más tradicionales se encuentran en Chillán. Hechas con pulpa de chancho, orégano, ajo, ají de color y vinagre, se muele todo y se llena una “tripa” larga que se enrolla para orearla al aire o bien, para ahumarla con carbón de espino. Se la sirve en un buen plato de porotos con rienda o bien, con puré picante o unas papas cocidas.

 

Pantrucas o Pancutras

 

Blanca y deslavada como una “pantruca”, por haberse pasado el año dentro del plato de la sopa. Este plato popular chileno hecho de masa de harina cortada en tiras finas y con carne, cocinada dentro de un buen y reponedor caldo de invierno, acompañaba a las señoritas flacas, para que no desfallecieran a la hora de la oración, y también a los peones de la faena agrícola, quienes las hacían sin carne, pero de todas formas reponedora para seguir trabajando.

 

Pebre

 

El pebre debe ser “cucharea'o”, para no perder su esencia de salsa hecha de cebolla, cilantro, ajo, aceite y sal a gusto y ají picante y con el agua del cocimiento de las papas para el asado, toma otro gusto. Proveniente del latín piper (pimienta) se sirve en la mesa de la zona central, con variaciones de tomate o sin él, dependiendo del lugar en que se lo prepare.

 

Porotos Granados

 

Aunque en algunos casos compartimos preparaciones y platos con otras naciones latinoamericanas, en el caso de los Porotos Granados, el ingenio fue absolutamente chileno. Con porotos coscorrones nuevos, choclo, zapallo, albahaca se realiza este plato propio de la época estival. Pueden ser con mazamorra donde la cuchara queda parada en el plato, o bien, con más agua si hay visitas.

 

Prieta

 

La prieta sureña se sirve con papas cocidas y al calor del rescoldo hogareño. Plato de preparación invernal que se encuentra en carnicerías tradicionales. Es posible encontrarla en algún restaurante muy criollo o en alguna “picada”, porque al igual que muchos otros platos nacionales, no logra entrar a los círculos gastronómicos más exclusivos.

 

Pastel de Choclos

 

Es preparado a partir de choclo (maíz), el cual es molido para formar una pasta, a la que se suele agregar aromáticas hojas de albahaca. Esta pasta, que puede ser precocida con leche en un poco de manteca, aceite o ir cruda antes de ir al horno donde es colocada sobre una preparación con carne, cebolla, huevos duros y otros ingredientes (condimentos como sal, comino y ají de color pimentón dulce), llamada “pino”. Tradicionalmente se prepara en una paila de greda que es llevada al horno para su cocción para ser retirada cuando se ha dorado la parte superior. Usualmente se agregan aceitunas o trozos de pollo a la mezcla como ingredientes adicionales.